Historia de la Ciudad de Pilar.

                                                                                 PILAR. Su pasado y sus maravillas.

Fundavirrey5ción de Pilar, según documentos de la época y el revisionismo histórico concertado.

La fundación o inicio de poblamiento de la Villa del Pilar, tiene reminiscencias de leyenda, pues su fecha, fundador y lugar exacto de la primera Villa se pierden en las imprecisiones por la falta de documentos fundacionales probatorios del nacimiento de la bicentenaria Villa. En el año 1978, en una importante reunión ciudadana realizada en el edificio de la entonces Delegación de Gobierno, actual Gobernación  del Departamento de Ñeembucú, a invitación del delegado de Gobierno, Señor Julio Gutiérrez, y el Padre Federico Schiavón, con asistencia de profesores de Historia, directores de colegios y otros destacados miembros de la comunidad se debatieron con amplitud la fecha y año de fundación de la ciudad de Pilar y su autentico fundador, a la luz de los testimonios orales y los no muchos documentos que permitieran asegurar, fecha, año y fundador de la capital departamental del Ñeembucú.

Después de tantas discusiones sobre la fundación de Pilar, finalmente se coincidió en dar credibilidad, que fue el teniente coronel Pedro Mello de Portugal y Villena, entonces primer Gobernador intendente del Paraguay entre los años 1778 y 1787, quien ordenó con espíritu organizador las fundaciones o poblamientos de las Villas de Pilar de Ñeembucú, de San Pedro de Ycuamandyyú (Ycuamandyjú) y del Rosario de Kuarepotí.

La Villa de Ñeembucú comenzó a ser poblada y organizada a cargo de un militar español llamado capitán Juan de Jara, quien pidió al gobernador el honor de ser el primer poblador de la Villa, nacida en el ángulo Sur que forman el río Paraguay  y el arroyo Ñeembucú, en cuyas arenas blancas se floreaba el sauce ribereño. El capitán Juan de Jara vino con su esposa, Ángela Rolón, y sus hijos Ignacio y Catalina, acompañados de varios ciudadanos asuncenos que la historia pudo recoger, entre aquellos primeros vecinos figuran el Tte. Cnel. José de Céspedes, comandante de Armas Sebastián Esteche, alcalde de 1er. voto Pedro José Robledo, alcalde de 2do. voto Pedro José Vargas, fiel ejecutor Blas Berdoy, regidores Miguel Jerónimo Molinas, Nicolás Díaz y Venancio Dure, sindico procurador Onofre Jara, mayordomo Pedro José Amarilla, capitán Mayor Juan Páez, capitán Mayor Ramon Medina, Tte. Isidro Mereles, alférez Roque Mendoza y se sumaron numerosos vecinos de Asunción.

El capitán Juan de Jara fue el primer organizador y distribuidor de predios en Villa, tras las construcciones de las primeras casas de estaqueo y techos de paja, también se construyó la primera iglesia que no era otra obra, más que un pequeño galpón con paredes de barro y techo de paja, donde cada 12 de octubre se festejaba a la Virgen de la Pilarica. La tradición se hizo costumbre y el festejo a la Virgen estableció como fecha fundacional el 12 de octubre de 1779, hecho que se fijó definitivamente en aquella reunión realizada en la entonces Delegación de Gobierno, cuando Pilar alcanzaba su bicentenario con la presencia ilustre del cardenal Antonio Samoré, inaugurando la imponente Basílica Menor Nuestra Señora del Pilar, destacando que por orden de Pedro Mello de Portugal y Villena fue fundada la Villa del Pilar, confirmada por Real Despacho  del Rey de España Carlos III en fecha 1 de febrero de 1784 nominada como “ Villa”  aquella población que pronto requirió de la creación de su Cabildo, nombramiento de un escribano para establecer límites de propiedades y jurisdicciones de la zona.

La leyenda es el perfume de la historia, aquella que nuestra imaginación creo con relación a Pilar, fue creciendo a través de los años, décadas y siglos. El revisionismo histórico fue dejando a un lado, una y otra tesis sobre la fundación de la entonces Villa del Pilar. La historia ha servido para atar cabos y llegar a un consenso, fijando definitivamente como fecha fundacional de la hoy capital departamental, el 12 de octubre de 1779, ciudad a la que ponemos la aureola de auténtica “Perla del Sur”, hoy capital del Departamento de Ñeembucú.

Los  años no pasaron en balde. La antigua Villa del Pilar, descansada en las arenosas playas del rio Paraguay y arroyo Ñeembucú, es hoy una ciudad pujante con rasgos propios, ciudad inquieta, trabajadora, con una ciudadanía respetuosa, amable y una juventud con afanes de superación constante.

El Pilar de aquellas oscuras noches de los faroles, es iluminado hoy con el colorido de luces de la fuerza eléctrica.

Pilar de aquellas calles arenosas y con lagunas, es hoy una ciudad donde sus calles y avenidas cada día, cuadra a cuadra, están adquiriendo los pisos de adoquines y el asfalto.

Pilar y aquel periodismo de “los lenguas”, pregoneros públicos o la antigua imprenta, cuenta con importantes medios de comunicación radial, televisivo y escrito.

Pilar es hoy la ciudad del trabajo, de empresas que permiten al ciudadano ganarse el pan con el salario justo.

Pilar ha sido y es cuna de intelectuales, artistas, poetas y soñadores.

Pilar ha crecido mucho, es hoy una ciudad moderna, que avanza con pasos firmes hacia un destino mejor.

Aquellos primeros pobladores del Pilar antiguo, nunca imaginarían lo que es hoy, la pujante capital del Departamento de Ñeembucú, con camino firme al porvenir y los pilarenses de hoy, reconocen a esa gente del pasado su grandeza presente.

La ciudad de Mello, Juan de Jara, Manuel Domínguez, Carlos Miguel Jiménez, Oscar Ferreiro Mendiondo, José Ricardo Mazo, Florinda Vargas de Idoyaga, Sofía Mendoza, Daniel Jiménez y Espinoza y otros tantos “hijos ilustres” que trabajan desde las altas posiciones de gobierno nacional y regional por su proceso, su grandeza y su futuro esperanzador.

Escudo Oficial de Pilar

logo purete

Escudo oficial, símbolo de la ciudad de Pilar.

En 1960, bajo la intendencia de Vicente Souto Hernández se llevó a cabo un concurso donde se eligió el escudo oficial de la ciudad de Pilar. Se presentaron 25 dibujos. El ganador fue el conocido fotógrafo y pintor Juan Milciades “Calolo” Salinas, que el autor del actual escudo del distrito.

El escudo del distrito de Pilar se divide, como todo emblema heráldico, en cuatro cuarteles, dos superiores y dos inferiores.

En la parte superior, lado izquierdo: la imagen de la Virgen del Pilar, patrona de la ciudad; a la derecha y arriba aparece el cabildo, institución tan vinculada a la historia de la ciudad; en la parte inferior, el cuartel izquierdo: la fábrica textil Manufactura de Pilar SA, pulmón económico local; y por último, en el cuartel inferior derecho, se presenta una vaca que representa a la ganadería, importante rubro económico del departamento.

Pilar, “Capital de la Cordialidad y la Auténtica Perla del Sur” —>Ver Aquí

El Último Cabildo en pie del Paraguay.—>Ver Aquí